Hasta la Última Gota

Creación Colectiva Teatro TRONO

 

“Hasta la última gota” relata la historia universal de grupos opuestos por sus condiciones, sus preocupaciones, sus derechos y por lo tanto pendiente el uno del otro. Así oligarcas y vecinos van a luchar entre ellos alrededor de un tema: el agua. Entre estos mundos muy distintos pero sin embargo ciego uno al otro, el niño del barrio aparece a fin de huir de estas pesadillas modernas. La presencia de la infancia va a sugerir la crueldad de los pocos muy ricos y la debilidad de los muchos muy pobres. Al mismo tiempo propone la fortaleza que nace de esa debilidad y la debilidad de esa supuesta fortaleza.

En un mundo donde los dictados económicos manejan los hilos invisibles que alejan cada vez más la esencia de la tierra del ser humano. ¿Quién puede tener un sueño y que vamos a dejar al futuro? ¿La nueva generación podrá defender su futuro?

Esta obra satírica sobre nuestro mundo actual, está impregnada por la guerra del agua que transcurrió en Cochabamba en Bolivia en 2002 y por muchos otros hechos reales. No olviden que la ficción devela la realidad con más crudeza.

Entre video y teatro, el grupo Trono lleva un mensaje hacia Rio a partir de un trabajo colectivo de jóvenes. Búsquedas y diálogos permitieron armar una obra, que pone, ante todo, al ser humano como centro de los acontecimientos. ¿Como podemos cambiar nuestras maneras de vivir para proteger el medio ambiente? Cada uno tiene un rol que cumplir para influir sobre el comportamiento de su vecino.

Esta obra es un dialogo entre público y actores. ¿Ustedes que piensan? ¿Como podemos actuar en nuestro cotidiano? ¿Quien tiene o no tiene derechos a tener agua? ¿Cuánto vale una vida humana cuando el agua tiene precio?

Ellos quieren contar… Hay que contar esa historia además de ser una creación teatral, trata de una historia real! Tsunami, terremoto, nuclear, petróleo, polución, plástico, somos culpables de esas creaciones y la tierra reclama nuestra atención. El ser humano tiene derechos y la naturaleza también. Como a la madre misma, hay que respetarla para respetarse a sí mismo.

¿Qué será de la tierra si seguimos insultándola, hurtándole el agua para mercantilizarla?
Disminuyendo sus recursos naturales, nuestros bienes comunes.
En 24 horas, cuantas abejas mueren – indispensable para la polinización-, animales en peligro – ahora quien va a comer quien-, cuantos arboles están cortados – pulmones de la tierra-, cuantos glaciares se derriten – ¿Dónde van a vivir los osos blancos? ¿Incluso los de la coca cola?.
Hay que pensar el cotidiano para preservar nuestra naturaleza.

¿Quién va a defenderlos, defendernos en el futuro? La imagen del niño en la obra es la alegoría del defensor de la tierra que cada pueblo, cada ciudad tiene a su lado. Solo hay que darse cuenta, que está aquí.

“Hasta la última gota” lleva en sí un mensaje para concientizar a la gente, traduce una preocupación común, una inquietud que comparten los artistas de esta tropa. A pesar de que ellos no tengan las soluciones a estos dramas sociales, esperan con el arte prender una lucha cotidiana, sembrar con humor y sarcasmo estas semillas que cuidarán al medio ambiente, y respetaran nuestro mundo, nuestra madre tierra, nuestros bienes comunes.

Cuando el Teatro Camión de 16 metros tome posesión de tu barrio, tu ciudad, haz un esfuerzo Hasta la Última Gota, para que te inundes de amor y respeto por la comunidad que construimos juntos, porque realizaremos junto a ti el ritual milenario de compartir un mágico momento de ritual corporal HASTA LA ULTIMA GOTA de esta obra, hecha con pasión de arte comunitario.

Recibe el abrazo que hemos preparado para ti, cuando los cuerpos de 15 actores suden Hasta la Última Gota de esfuerzo, y expongan cómo los defensores del futuro defendieron el bien más común y cada vez más escaso de todos, Hasta la Última Gota de su sangre, para que disfrutemos del agua bendita de comunidad HASTA LA ULTIMA GOTA.

Historia

21 años de sueños realizados en colectivo, y muchos más por realizar…siempre caminando, dejando huellas que rememoran la historia que nos marca como grupo.
¿Dónde nacimos?…en la calle, y crecimos con la comunidad, con el barrio, con la gente que nos rodea a diario y nos recuerda quiénes somos y para qué estamos.

Teatro Trono son niños y niñas, adolescentes, jóvenes varones y mujeres, y toda la gente que lleva dentro llamaradas de pasión por el teatro, por el arte. Seres humanos comunes y corrientes que conjuncionan sentimientos de cambio a través de la creatividad, imaginación…

Un vaso de leche?…una fácil convivencia? Para nada!…eso es lo interesante… la construcción conjunta con las diferencias respetadas para crear un ambiente solidario.

Qu`epis en las espaldas que recorren barrios olvidados de El Alto, muchas regiones de Bolivia donde llega el último rayo de sol, ¡ahí estamos presentes!, regalando sonrisas y abrazos…remontándonos a lugares mucho más alejados, al otro lado del continente, demostrando nuestro arte. Eso es Teatro Trono